Desvaríos de enero

Confieso que he empezado el a√Īo un tanto desnortado, en lo que a mi camino literario se refiere, y he terminado de darme cuenta a ra√≠z de ver un curso del estilo de ‚Äú¬Ņquieres ser escritor?‚ÄĚ. 

Era un curso que inclu√≠a muchos aspectos de la carrera del escritor, con sus m√≥dulos de marketing y publicidad pagada en Amazon o Facebook, por ejemplo; tambi√©n ten√≠a una parte de escribir tu novela en nos√©cu√°ntosd√≠as. El curso ten√≠a buena pinta, la verdad. El profesor es un tipo de sobrada experiencia y pericia. Por un momento pens√© en apuntarme porque la rebaja del precio habitual era importante. Lo que pas√≥ fue que tuve un momento de reflexi√≥n en el que me pregunt√© si realmente yo quer√≠a alcanzar esa meta que me promet√≠an en el curso. Desde luego, a m√≠ me encantar√≠a amasar una peque√Īa fortuna por las ventas de mis libros, como es l√≥gico, pero termin√© por responderme, despu√©s de un rato de tribulaciones que esa no es mi meta principal.¬†

Este podría ser yo pensando, en la penumbra. Photo by devn on Unsplash

Llegados a este punto, asumido ya que el thriller trepidante no es mi g√©nero, decid√≠ analizar las dos novelas que tengo entre manos: una de ellas ya terminada y esperando respuesta de dos editoriales; la otra casi finalizada en su primer borrador. La conclusi√≥n de este an√°lisis es que creo que ambas novelas se van alejando un poco de mi objetivo que no es otro que una novela negra con algo m√°s de¬† profundidad y cierta enjundia literaria. Al fin y al cabo, esa es la excusa que expliqu√© en una anterior entrada. Por suerte, estoy a tiempo de reconducir estas novelas o, incluso, de dejarlas en el caj√≥n como √ļltima opci√≥n.¬†

De cualquier manera, m√°s all√° de lo que pase con estas obras, mi prop√≥sito para enderezar mi rumbo es poner la proa de mi embarcaci√≥n imaginaria mirando hacia la Literatura, con may√ļscula, dejar a un lado las redes sociales, el marketing y el nicho de mercado para centrarme en leer y escribir. Simple pero dif√≠cil.

Leer mucho, variando géneros y autores; y escribir mucho, sin importar si va a ser publicado o no, como un ejercicio diario.

Photo by Ugur Akdemir on Unsplash

Con esa intenci√≥n, ped√≠ consejo a un amigo conciudadano de esta rep√ļblica de las letras¬†en la que vivimos y me ha dado ciertas pautas en forma de lecturas y escritores que me ayudar√°n a reconducir mi todav√≠a corta carrera literaria. Me permitir√© guardarme para m√≠ el nombre de este amigo y su lista de recomendaciones, pero a lo largo del a√Īo se podr√°n ver los reflejos de las lecturas en mis redes sociales (que no voy a abandonar del todo, por supuesto)

Valga pues esta entrada como desahogo y como¬†acta de la reuni√≥n interna en la que se trataron mis desvar√≠os literarios de principios de a√Īo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *