El p√°rrafo ritual

Escuchando un audiolibro en la app eBiblio, me di cuenta de un detalle. Es una de esas cosas que suelen pasar desapercibidas. Eso, un detalle. Algo que est√° ah√≠, que quiz√°s no brille, pero que en alg√ļn momento, no sabes por qu√©, pasa a ser importante.

El audiolibro en cuesti√≥n es El asesino inconformista, de Carlos Bardem. Todav√≠a no lo he terminado, ni esto es una rese√Īa, as√≠ que te ahorrar√© mi opini√≥n (Si la quieres, me escribes o me contactas por RRSS y me explayo). El caso es que, en el segundo (creo) cap√≠tulo salt√≥ a m√≠ una descripci√≥n de un ritual de uno de los personajes. Era corto pero muy descriptivo. Me gust√≥ esa pausa en la narraci√≥n, ese enfoque directo. Entonces ca√≠ en la cuenta de que yo tambi√©n incurro en ese tipo de p√°rrafos. Me vino a la cabeza, en especial, uno de mi √ļltima novela, N-332.

El párrafo de mi novela reza así:

¬ęSaca su cajita y empieza el ritual. La sagrada ceremonia del cannabis. Se sienta en el suelo con las piernas cruzadas por delante. En el hueco que queda entre las piernas se pone un coj√≠n rojo y abre su caja de las esencias. Con sus finos dedos va sacando cuidadosamente cada ingrediente y los va colocando sobre la blanca oblea alargada de fino papel blanco. Los distribuye y los mezcla a lo largo, luego acopla una boquilla en un extremo y comienza a enrollarlo sobre s√≠ mismo con una destreza fruto de la pr√°ctica y de unos dedos √°giles. No precisa de m√°s artilugio que sus manos. Termina la operaci√≥n haciendo una punta enroscada y coloca con cuidado el resultado en la parte superior de su oreja para poder recoger la aparamenta y dejarla lista para la pr√≥xima ocasi√≥n. Deja la caja de chapa a su izquierda y procede a encender el canuto.¬Ľ

Como puedes ver, tampoco es muy extenso.

Entend√≠ entonces que quiz√°s aquel tipo de p√°rrafo, el p√°rrafo ritual, como he dado en llamarlo, era algo muy com√ļn. No s√©, algo que pod√≠a resultar muy atractivo para los escritores. Es como si quisi√©ramos emular a Proust, supongo, aunque el fin no exactamente el mismo. Cada uno con sus pericia y sus carencias, por supuesto. ¬ŅSer√° algo psicoanalizable? ¬ŅSer√° una parte com√ļn de nuestra locura? ¬ŅPor qu√© nos gustan estos p√°rrafos descriptivos?

Con el fin de indagar un poco m√°s en este fen√≥meno, decid√≠ abrir los libros que tengo en digital y hacer una peque√Īa b√ļsqueda de la palabra ¬ęritual¬Ľ en algunos de los t√≠tulos.

M√°s all√° de los rituales de los asesinos en serie (no hab√≠a muchos, pero los hab√≠a) dir√© que el p√°rrafo ritual no es tan com√ļn como yo me pensaba. Vaya chasco, pens√©. Pero no me desanimo, porque es cierto que la simple b√ļsqueda de una palabra no me iba a dar unos resultados muy fiables, aunque yo cre√≠ que s√≠. Ser√≠a un poco raro que el autor anunciase tan a las claras su p√°rrafo descriptivo.

Por eso, a partir de ahora, voy a prestar mucha atención a estos párrafos de los que hablo. Me comprometo a poner la lupa en estas descripciones cuidadas de un simple proceso que, seguramente, sea intrascendente en la novela, pero en el que la escritora ha puesto un poquito más de su arte de lo habitual. Ha puesto algo más de corazón. Me comprometo a analizarlos un poco más. Voy a hacerlo, voy a detenerme como el escritor se detuvo al ponerlo sobre el papel.

T√ļ, especialmente si eres escritor o escritora, seguro que recuerdas alguno de estos p√°rrafos en alguna de tus novelas. ¬ŅTe animas a compartirlo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *