No creo en trucos

En la ense√Īanza de las matem√°ticas, igual que pasa en ortograf√≠a, se ha extendido una pr√°ctica que me resulta bastante inc√≥moda. Es una forma de ense√Īar torticera, un atajo que no lleva a ning√ļn sitio al que no puedas llegar sin que el aprendizaje suponga mucho m√°s esfuerzo: es la aplicaci√≥n de los famosos trucos. 

Las reglas ortogr√°ficas (que son las que nos preocupan por aqu√≠) no son tantas ni son tan complicadas, as√≠ que dominarlas est√° al alcance de cualquiera, y sin necesidad de usar supuestos trucos que, insisto, muchas veces son m√°s dif√≠ciles de recordar que la propia norma que rige. 

Si a√ļn as√≠ no conocemos (o no recordamos) la norma que se aplica a esa palabra que nos turba, siempre podremos tirar de nuestro querido internet. Yo recomiendo el blog e-lengua, pero hay much√≠simos, por supuesto. Si por lo que fuera o fuese no tuvi√©ramos conexi√≥n a la gran red y nos urgiera imperiosamente acabar esa frase, siempre podemos buscar una alternativa: ya sea otra forma de plantear la frase o un sin√≥nimo apropiado. Ya entiendo que no es la magn√≠fica oraci√≥n que resonaba en tu cabeza, pero seguro que puedes encontrar otra f√≥rmula para expresar tu idea.

Si vamos un poco más allá, trayendo esta idea del aprendizaje basado en atajos a la novela (aquí es donde yo quería llegar), hoy quiero hacer hincapié en los tips de escritura. Proliferan por la red los artículos, vídeos, podcasts con una ingente cantidad de consejos y trucos que seguir y líneas rojas que no debes pisar con tu escritura. Por ejemplo, ese que dice que la primera frase tiene que ser impactante o esa plantilla que te dice dónde tienes que colocar los puntos de giro de tu novela. 

No desde√Īo la labor de la teor√≠a literaria, escuchar a Kurt Vonnegut o leer los cursos de Nabokov me parece enriquecedor y muy provechoso. Saber leer de una manera anal√≠tica se me antoja crucial para escribir bien. En resumidas cuentas, no desprecio la Academia, pero s√≠ desprecio la simplificaci√≥n de lo que nos ense√Īa la teor√≠a.¬†

Vladimir Nabokov

En literatura, (como en cualquier orden art√≠stico) el an√°lisis tiene que ir detr√°s de la escritura, y no por delante. Si tomamos el manido ‚Äúviaje del h√©roe‚ÄĚ como referencia, nuestra historia puede estar dentro de este canon, pero no est√° obligada a ce√Īirse a √©l; al menos no estamos obligados de antemano. Son las obras las que marcan las l√≠neas, el an√°lisis se limita a mostrar esas l√≠neas, pero si una obra se sale de esos m√°rgenes, los analistas simplemente tienen que explicarnos que lo que antes llegaba hasta un punto, ahora ha sido ensanchado.¬†

El espacio de la Literatura tienen que engrandecerlo los autores, no van a venir los analistas a hacerlo, porque los teóricos se mueven dentro de las obras, y si esas obras no dejan espacio suficiente para jugar, los analistas no pueden jugar. 

Por eso, todo lo que nos ense√Īa el estudio y an√°lisis de las obras no se puede simplificar en los seis tips que mejorar√°n tu escritura, t√≠tulo perfectamente acomodado a los gustos mayoritarios de los internautas. Tampoco se pueden reducir horas y horas de lectura intelectual (esto es, con un l√°piz en la mano) a un v√≠deo de YouTube de seis minutos porque si lo haces de media hora al p√ļblico no le gusta. No se puede quitar ni un solo minuto a una conferencia de Jos√© Mar√≠a Mic√≥ sobre la Comedia de Dante para aliviar al oyente, porque ir escamoteando los minutos y reduciendo los conceptos a simples consejos fugaces har√° que la Literatura vaya reduci√©ndose en todas sus dimensiones, esto incluye la profundidad.

No quiero acostumbrarme a esta moda de simplificaci√≥n y camino r√°pido hacia tu novela. Quiero, y voy a intentarlo, escribir lo que yo crea que tengo que escribir y como yo lo crea (sin olvidarme por ello de la teor√≠a que nos han dado Borges, Piglia o Nabokov). No puedo prometer ensanchar los l√≠mites de la Literatura (no me creo el nuevo Joyce), pero s√≠ prometo no empeque√Īecerlos siguiendo briconsejos para montar tu propia novela IKEA style.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *