A la contra

(Este art铆culo fue publicado originalmente en la edici贸n especial Mundial Qatar 2022 de la revista La Morada)

Tengo la sensaci贸n de que este Mundial se ha vivido a la contra. No me refiero al juego de los equipos, me refiero a c贸mo se ha vivido por parte de los aficionados. 

Me da la impresi贸n, para empezar, que se nos ha obligado a tener una pasi贸n o una bandera en este pol茅mico Mundial. Incluso dentro de la misma selecci贸n espa帽ola pareciera que hab铆a que estar o con Luis Enrique o contra 茅l. S茅 que en el f煤tbol es m谩s f谩cil alegrarte jugando a la contra, ya que, por l贸gica, s贸lo gana uno, lo que quiere decir que fracasan todos los dem谩s. S茅 que fracasar no es el verbo  correcto, pero creo que es la forma en la que esa gente lo entiende. Sobre esto habr铆a mucho que decir, pero ya ser铆a otra columna. 

Volviendo a esta visi贸n del f煤tbol, a la contra, cabe decir que son los periodistas futbol铆sticos 鈥攓ue no deportivos鈥 los que intentan, de momento parece que con 茅xito, llevarnos a un estado pasional del f煤tbol que vaya m谩s all谩 de su irracional naturaleza. Ya no les vale que gane una selecci贸n, necesitan, por contraposici贸n, la humillaci贸n de otros. 

Tanto es as铆, que entre las peticiones de pron贸sticos no figuraba s贸lo qui茅n iba a ser el campe贸n o el mejor jugador del Mundial, sino qui茅n iba a ser la decepci贸n en estas dos categor铆as. 驴En serio hay que regodearse en los jugadores y en los equipos que no triunfan?

Neymar abrazando a su compa帽ero Rodrygo

En Espa帽a, donde ya en octavos nos quedamos sin pasi贸n positiva, parece que hab铆a que buscar a qui茅n odiar, a qui茅n humillar. Y as铆, terminaron algunos contentos por la eliminaci贸n de Vinicius y m谩s felices a煤n por el fallo del pobre Rodrygo. Tambi茅n las l谩grimas de Cristiano alegraron a alguno, seguro. Gente de poco amor al f煤tbol, sin duda. 

Me pregunto si es ah铆 donde nos quieren llevar los supuestos gur煤s de los ismos, los que nos dicen qu茅 es el barcelonismo o qu茅 es el madridismo; el sevillismo o el beticismo. Yo creo que es ah铆 donde ellos tienen su ganancia, en una afici贸n desesperada por ver al vecino ahogarse. Ah铆 no me encontrar谩n a m铆, ah铆 no me llevar谩n los periodistas de turno, con sus opiniones a toro pasado y desde la comodidad de su sill贸n. Sobran los nombres, todos sabemos qui茅nes son. 

No quiero un f煤tbol sin pasi贸n, principalmente porque es parte natural del juego 鈥攁caso de cualquier juego鈥 y por ello imposible de separar, pero s铆 quiero una pasi贸n positiva, una alegr铆a basada en la victoria de tu equipo y no en la desdicha del contrario. 

Por todo esto estar茅 siempre en contra de los que avivan el fuego de las pasiones buscando el r茅dito econ贸mico de sus chiringuitos. Y no se equivoquen, el d铆a que ocurra algo grave, ellos ser谩n los primeros sorprendidos y escandalizados, luego proclamar谩n su bondad y finalmente har谩n llamamientos a la concordia. Y, como siempre, llegar谩n tarde, igual que con sus pron贸sticos. 

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *